Author: | Category: Noticias |

foto_carretera

La reforma de la Ley de Tráfico ya ha entrado en vigor. Con el objetivo de mejorar la seguridad en las carreteras españolas se han introducido algunas reformas, las cuales las resumimos en estos 10 puntos.

  1.  Sistemas de retención y protección de niños. Cada vez son más rigurosos los niveles de exigencia en la legislación europea en cuanto a la seguridad de los ocupantes de los vehículos, tanto en el uso como en la instalación de los mismos. De esta forma, el nuevo texto permite la prohibición en los asientos delanteros o traseros del vehículo a los niños en función de su edad o talla, pudiendo ser inmovilizado el vehículo si no se dispone del dispositivo de retención infantil adecuado. La ley establece que los niños menores de 1,35 metros no podrán ocupar el asiento delantero salvo que todos los traseros estén ocupados.
  2. Radares. El cinemómetro o detector de radar quedarán prohibidos expresamente, ya que atentan contra la seguridad vial al ser su objetivo eludir el control de tráfico y el límite de velocidad. Sin embargo, no estarán prohibidos los que exclusivamente informan de la ubicación de los mismos.La sanción que llevaría el incumplimiento de esta norma sería de 200 € y la sustracción de 3 puntos.
  3. Bicicletas. Hasta ahora era obligatorio el uso del casco para ciclistas en vías interurbanas. A partir de ahora, además, los menores de 16 años deberán ir siempre protegidos con el casco en todas las vías.  Además, el vehículo que adelante a la bicicleta podrá invadir parte o la totalidad del carril contrario, deberá guardar una distancia lateral de 1,5 metros y no podrá poner en peligro ni entorpecer a los ciclistas que circulen en sentido contrario.
  4. Restricción a vehículos por motivos medioambientales. Este punto es uno de los más novedosos de la ley. Así, se podrá restringir el acceso a algunas vías a determinados vehículos por motivos medioambientales.Pero para ello, será necesario la creación de un marco normativa estatal para la implantación de zonas de bajas emisiones.
  5. Alcohol y drogas. Este aspecto se modifica de forma sustancial, ya que hasta ahora existía una confusion entre el objeto de la regulación penal y el de la administrativa. A partir de ahora, cualquier conductor que conduzca con presencia de drogas en su organismo habrá cometido una infracción administrativa y se castigará con una sanción de 1.000€ y la sustracción de 6 puntos, a no ser que sean sustancias bajo prescripción médica y con finalidad terapéutica. En cambio, si se conduce bajo la influencia de drogas, la vía ya no será la administrativa sino la penal. La multa por conducir con tasas de alcohol superiores a las establecidas seguirá siendo de 500 euros y detracción de 4 o 6 puntos, excepto para aquellos conductores que ya hubieran sido sancionados en el año inmediatamente anterior por el mismo motive,  así como para aquellos conductores que circulen con una tasa que supere el doble de la permitida. Para estas excepciones, la sanción será de 1.000 euros.
  6. Velocidad:  Aunque en la nueva ley no se especifica cómo se fijarán estos límites y se remite al Reglamento General de Circulación posterior, se prevee una subida de la velocidad máxima en determinados tramos de autopista y autovía a 130 km/h, la reducción en 10 km/h en carreteras secundarias y las nuevas zonas 20 y 30 en las ciudades.
  7. Conductores extranjeros. Será definitivamente obligatorio matricular en España a los vehículos que se utilicen en territorio nacional por residentes extranjeros o por titulares de establecimientos, es decir, quiénes cometan una infracción en territorio nacional con una matrícula de otro país de la UE podrán ser sancionados.
  8. El plazo para el pago de multas se amplia a 20 días con el 50% de descuento.
  9. Los agentes que regulen la circulación podrán efectuar una multa sin necesidad de parar e identificar al conductor, cuando el agente que denuncia se encuentre realizando labores de vigilancia y control del tráfico y carezca de medios para proceder a la persecución del vehículo.
  10. Se podrán inmovilizar el vehículo en dos nuevos supuestos: por incumplimiento de las condiciones fijadas para la circulación (horarios, peso máximo autorizado, etc.) y por no poseer la autorización correspondiente para conducir camiones y autobuses.