Author: | Category: Curiosidades |

Según una encuesta realizada a más de 1.000 conductores por la Fundación CEA, casi el 96% de los conductores afirmaban utilizar la vestimenta adecuada pero más del 15% declaraba conducir habitualmente con el abrigo puesto. Conducir con ropa gruesa o abrigos reduce la eficacia en caso de accidente.
gurt

Está claro que conducir con el cinturón salva vidas pero tan importante cómo ponérselo es cómo hacerlo. Sobre todo en invierno, surgen algunas dudas y es que ponerse el cinturón es fácil pero ¿cómo hacerlo? ¿con el abrigo puesto o sin él?

Por suerte, la mayoría de los conductores se ponen el cinturón sin ni siquiera pensarlo, pues es un hecho que el cinturón puede salvarte la vida. También nos puede salvar del Airbag, que sin cinturón se convierte en una trampa mortal. Por desgracia, entre los conductores de camiones, la proporción de conductores que no utilizan el cinturón es aún mayor, ya que muchos piensan que en caso de accidente de todas formas no salvarían la vida, ni siquiera con el cinturón abrochado. Esto por supuesto es una tontería, y la cabina del camión por muy moderna que sea no va a salvarte la vida si no tienes el cinturón puesto.

Pero detrás de la pregunta sobre si nos ponemos el cinturón deberíamos hacernos otra: ¿cómo lo hacemos?. Pues en invierno es muy normal conducir con el cinturón sobre el abrigo y esto, aunque parezca mentira, puede aumentar el peligro en caso de accidente. La causa es que cuando abrochamos el cinturón por encima de la chaqueta, éste no queda sujeto de la forma en que debería para garantizar su correcto funcionamiento.

También en verano y con ropa ligera se debería controlar que el cinturón inferior esté correctamente colocado. En cualquier caso, la cintura inferior deberá estar colocada lo más cerca del cuerpo posible y en tensión, ya que en caso contrario la distancia entre el cuerpo y el cinturón sería demasiado grande, lo que aumenta el riesgo de heridas internas en caso de accidente.

Además, se da por hecho que en caso de accidente, el tronco queda agarrado con el cinturón pero si éste no este correctamente colocado existe el riesgo de que el cuerpo resbale hacia fuera del cinturón. Cuando llevamos puesto un abrigo o chaqueta de invierno, el cinturón ya no está correctamente sujetado al cuerpo  y en caso de accidente estaríamos colocados entre 10 a 30 cm de distancia  de la correcta posición del cinturón y eso es peligroso. Si llevamos un abrigo largo puesto, es difícil disminuir el riesgo, pero si lo que llevamos puesto es una chaqueta o abrigo corto, podremos disminuir el riesgo abriendo la chaqueta y colocando el cinturon lo más cerca del cuerpo posible. Los expertos recomiendan sin embargo, quitarse completamente el abrigo o chaqueta antes de ponerse el cinturón, pues por un lado el relleno del abrigo hace que la distancia del cuerpo hasta el cinturón sea más grande y, por otro, a menudo el cuello del abrigo cubre en parte la visión del ángulo muerto cuando tenemos que mirar hacia atrás.

De la misma forma que con los adultos, deberemos quitar también el abrigo de los más pequeños antes de abrocharles el cinturón. Es llamativo el dato de que hasta el 80% de los asientos infantiles se usan de manera incorrecta. El principal fallo es la tensión del cinturón. Los coches modernos se calientan en pocos minutos y debemos pensar que es preferible pasar unos minutos de frío que arriesgar en seguridad.

Fuente: dgt



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *