Author: | Category: Noticias |

Francia prohíbe el descanso semanal en el camión

camion_antiguo_camas

Lo que en febrero era simplemente una propuesta por parte del país galo para prohibir el descanso semanal ha acabado plasmándose en un texto legal. Siguiendo los pasos de Bélgica, es ahora Francia que, con el objetivo de proteger a sus transportistas de la competencia de terceros países sobre suelos franceses, cuyos precios son mucho menores, ha llevado adelante esta ley. Esto provocará que los descansos se tengan que realizar en establecimientos hoteleros, lo que le va a suponer a los transportistas o empresas de transporte un gasto adicional considerable. Pero no solo eso sino que tampoco hay suficiente capacidad hotelera cercana a los aparcamientos de camiones. El nuevo reglamento no está acorde con la realidad.

La sanción que podría sufrir el que incumpla esta ley es de hasta 30.000€ y un año de prisión para el empresario transportista.

La ley solo beneficia al transportista francés que normalmente no tiene que hacer su descanso en la cabina de su camión, al encontrarse en su propio país.  Es una ley, por tanto, discriminatoria y poco realista, ya que los transportistas internacionales tienen que parar obligatoriamente en territorio francés por motivo de las restricciones al tráfico de los fines de semana y no pueden dejar los vehículos sin vigilancia por motivos seguridad.

El reglamento sí que permite que se realice el descanso semanal reducido (de al menos 25 horas) y el descanso diario (11 horas) dentro de la cabina del vehículo, siempre y cuando esta esté correctamente equipada para realizarlo.
Pero aquí hay muchas lagunas, ¿cómo se va a controlar a los camiones que incumplan la ley?¿ Cuándo se va a implementar la medida? ¿Puede la gendarmería misma romper el descanso semanal en sus controles? Quedan muchos puntos abiertos que parece que esta ley no ha contemplado. Habrá que ver si en la práctica es posible y de qué forma se hace.

De momento ya hay muchas voces en contra, como la CETM que ha declarado que la medida adoptada por el Gobierno francés es totalmente desproporcionada y atenta además contra la libertad de empresa.