Autor: | Categoría: Agencias de transporte, Bolsa de cargas, Transporte por carretera |

Cabotage Europa TimoCom

Un cabotaje regulado puede estimular la economía y reducir los viajes en vacío

Un término que muchos asocian a la polémica y la «ilegalidad». Sin embargo, la realización de servicios de transporte dentro de las fronteras de un país por parte de una empresa extranjera, una práctica conocida como  cabotaje, es muy común. Dependiendo de los intereses particulares, este tema desata polémica.  No obstante, el cabotaje legal no es ningún misterio.

La publicación del último estudio de la comisión de la UE de 2014 ya debería haber disipado cualquier duda de que el cabotaje en el transporte de mercancías por carretera es importante y recomendable. Dicho estudio indica que el 25 % de los camiones siguen realizando trayectos en vacío, que podrían ser mejor aprovechados por medio del cabotaje. No obstante, el desconocimiento de la legislación y la falta de contactos en los diferentes países suponen posibles barreras para las empresas de transporte. Para encontrar contratos de transporte adecuados en toda Europa, existen plataformas de transporte como TimoCom, en las que se publican a diario hasta medio millón de ofertas de cargas y camiones.

Cabotaje: conveniente hasta cierto punto

Si bien los transportes de cabotaje solo representan una minúscula parte del volumen total de transporte en la UE, a saber un 2,5 %, los debates que surgen alrededor de este tema suscitan mucha atención y polémica.  En Alemania, por ejemplo, el sector critica con frecuencia la insuficiencia de controles para los transportes de cabotaje ilegales. Esta afirmación ha sido, no obstante, rebatida por el Presidente de la Oficina federal alemana para el transporte de mercancías (BAG, por sus siglas en alemán), Andreas Marquardt, en una reciente entrevista publicada en el periódico de transporte alemán DVZ (núm. 26, abril de 2016). Esta publicación indica que los controles realizados en Alemania en 2015 se saldaron con sanciones por un total de 650.000 €. Según Marquardt, los contratantes de servicios de cabotaje son además en su mayoría empresas de transporte de Europa Occidental y empresas de la producción y el comercio que se sirven de camiones de sus filiales extranjeras. En el año 2013, se flexibilizaron en el Reino Unido las reglas de cabotaje en el transporte de vehículos para prevenir situaciones de capacidad limitada.

La experiencia demuestra, sin embargo, que numerosos proveedores de transporte ni siquiera se plantean la posibilidad de recurrir a servicios de cabotaje porque desean evitar posibles infracciones y, en consecuencia, las sanciones o complicaciones que pueden acarrear. Y es que no basta con conocer el Reglamento (UE) 1072 de 2009 relativo a los transportes de cabotaje. Para ejecutar estos encargos, también es necesario conocer la legislación del país pertinente.

Legislación vigente y posibles ejemplos

En general, en el espacio económico europeo es de aplicación el apartado 2 del artículo 8 del Reglamento (UE) núm. 1072/2009 que dispone que, una vez entregadas las mercancías en el curso de un transporte internacional, los transportistas de mercancías estarán autorizados a realizar hasta tres transportes de cabotaje en el Estado miembro en cuestión en el plazo de siete días.

Un ejemplo de transporte de cabotaje en la UE: una empresa italiana recibe el encargo de transportar una carga de Verona, Italia, a Innsbruck, en Austria. Mientras busca una carga adecuada para el trayecto de vuelta, la empresa de transporte encuentra, gracias a la búsqueda por zonas en la plataforma de transportes de TimoCom, atractivos transportes consecutivos como por ejemplo un trayecto de Innsbruck a Rosenheim, después de Rosenheim a Salzburg y finalmente de Salzburg a Linz.

En lugar de tres transportes de cabotaje en el país de descarga, también cabe la posibilidad de realizar un transporte de cabotaje en un país de tránsito. Un ejemplo: El transportista procedente de Italia transporta una carga de Italia a Hungría. A continuación, realiza un encargo de cabotaje dentro de Austria de Graz a Viena. La carga de Viena a Venecia se contemplaría entonces de nuevo como transporte transfronterizo de mercancías por carretera.

Consejos y sugerencias

Lo importante es que el transportista lleve en todo momento un documento que acredite haber realizado un transporte transfronterizo antes del cabotaje. Además debe observarse que la carta de porte sirve como comprobante de que se ha efectuado exactamente un servicio de cabotaje.  Este es un dato decisivo, puesto que puede darse el caso de que un vehículo entregue tres cargas diferentes a un mismo punto de descarga, por lo que recibiría tres cartas de porte separadas. En tal caso se habría alcanzado el límite de servicios de transporte permitidos, no pudiéndose realizar ningún otro transporte de cabotaje. Hasta aquí, todo fácil.

Las dificultades se plantean en torno al propio servicio de cabotaje debido a las diferentes especificaciones aplicables en cada país. Se trata en especial de la legislación relativa a los contratos de transporte o a los tiempos de descanso y conducción, que pueden costar a los operadores de transporte mucho tiempo y preocupaciones. En Francia o Bélgica, los tiempos de descanso en la cabina no contabilizan como descanso semanal, una infracción que el Estado puede sancionar con elevadas multas y hasta penas de prisión. Esto se traduce en la falta acusada de aparcamientos durante los fines de semana en el lado alemán de la zona fronteriza con Bélgica y Francia. Además, en Alemania, Austria, Noruega o (a partir del 1 de julio) Francia se deberá respetar el salario mínimo también para los transportes de cabotaje.

Oportunidades pese a los riesgos

Las complejas leyes y las elevadas penalizaciones dificultan a menudo el uso razonable  de los vehículos de transporte. Y eso que tanto la UE como los países individuales deberían hacer especial hincapié en evitar los viajes en vacío y, en consecuencia, el transporte y el consumo de combustible innecesarios. Para lograr mejores condiciones marco para el cabotaje, sería una ventaja armonizar otras directrices, como los reglamentos sociales para el personal contratado, los impuestos sobre los vehículos, etc. A pesar de los numerosos reglamentos que deben cumplirse, un sector como el del transporte, que se caracteriza por su gran proyección internacional, sería impensable sin transportes de cabotaje. En general, las empresas de transporte deben superar el miedo a los servicios de cabotaje e informarse debidamente para aprovechar las múltiples oportunidades de negocio que encierran.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *