Autor: | Categoría: Noticias, Transporte por carretera |

retrovisor camiónSiempre que estemos delante de un volante damos por hecho que antes de empezar la ruta hemos colocado bien los retrovisores. Y es que los necesitamos para todo pero a veces ni nos damos cuenta de que existen hasta que, por ejemplo, se rompe alguno. Es muy importante su correcta colocación para que la visibilidad en la conducción sea la más clara posible y evitar así accidentes.

La mejor forma de regularlos es con el vehículo parado en recta y llano. La colocación de los retrovisores debe de realizarse para que se vea la mayor parte de la calzada y lo menos posible de nuestro vehículo.

Existen retrovisores interiores y exteriores. Los interiores son planos y ofrecen una imagen real y los exteriores son convexos para que tengan un mayor ángulo de visión, pero los objetos se ven más pequeños y alejados de la realidad.

El campo de visión del espejo retrovisor interior debe permitirnos ver una parte de la calzada hasta una distancia de 60 metros por detrás de los puntos oculares y una anchura de 20 metros.

Dependiendo del tipo de vehículo que se conduzca, éstos deberán ser colocados de una forma u otra. En turismos y camiones de menos de 3.500 kg son obligatorios dos espejos retrovisores, uno exterior que vendrá colocado en el lado derecho y otro en el interior. El revisor derecho es opcional. A pesar de colocar hasta 3 espejos retrovisores, siempre quedarán ángulos que no se ven al mirar. Son los denominados ángulos muertos.

Para los camiones de más de 7,5 toneladas es obligatorio el uso de retrovisores curvados a derecha e izquierda. Además,  en el lateral derecho es asimismo obligatorio colocar un retrovisor  gran angular a una altura mínima de 2 metros. Se le denomina retrovisor de proximidad. El retrovisor debe tener unos soportes que lo sujeten al vehículo y ser giratorios. Es posible que los retrovisores superen la anchura de 2,55 metros. En cambio, los espejos normales o no curvados permiten al conductor ver la parte de atrás junto al correspondiente lado del vehículo a una escala más pequeña. El retrovisor gran angular refleja el lado derecho a una escala mucho más pequeña permitiendo al conductor ver asímismo la parte delantera derecha. El problema es que la perspectiva de este espejo está muy distorsionada a la hora de dar marcha atrás, lo que impide calcular bien las distancias. Los movimientos a través de este espejo también se distorsionan y parecen mucho más lentos. Por ello, está prohíbido orientarse hacia atrás solo con un retrovisor angular. El retrovisor de proximidad, por su parte, cubre la zona que se encuentra junto a la cabina del conductor.

El ángulo muerto sigue siendo el problema principal y se ha constatado que existen hasta 9. Para intentar mejorar este problema se exige desde hace algunos años el uso de retrovisores frontales o cámaras frontales.

Un consejo para los turismos que se sitúan justo detrás de los camiones, produciendo así una situación de ángulo muerto es que el conductor del turismo se sitúe de tal forma que se pueda reflejar en los retrovisores del camión como aparece en la imagen.

 

angulo_muerto