Autor: | Categoría: Noticias |

¿Cómo será las carreteras en el futuro? ¿Más grandes, ecológicas o modernas? ¿Podrán generar energía? ¿Con qué materiales serán construidas? ¿Generarán menos ruido? Muchas preguntas para las cuales tengo respuestas fantásticas!

DSC_1272

Los Estados Unidos es el país de las posibilidades ilimitadas y también de la famosa ruta 66. En este país nada esta imposible. Una pareja de Sandpoint, Idaho, trabaja actualmente en un proyecto muy interesante. Una carretera con paneles solares como superficie que genera energía y contamina poco.

La protección del medio ambiente y de los recursos sigue siendo un tema muy discutido actualmente. Cada vez son más los esfuerzos para lograr que lo que se construye sea cada vez más respetuoso con el cada vez más frágil entorno en que vivimos. Las carreteras ecológicas puede ser una solución que combinarían todo en uno con una idea simple: utilizando las carreteras como centrales energéticas. El medio ambiente se protegería de esta forma  al conservar el ecosistema. Además, estas carreteras se construirían con elementos reciclados.

El ejemplo de la carretera ecológica existe en Sandpoint. En lugar de asfalto la superficie está compuesta por un gran panel solar fabricado de vidrio y residuos orgánicos procedentes de la basura. La carretera estaría construida en tres partes: la capa superior hecha de vidrio y la cual contiene los paneles solares, muchos ledes (diodos emisores de luz) y calefacción. En la segunda capa se encuentra el control de los LED y en la capa inferior se encuentra la distribución de la energía. La carretera no es contaminante porque no necesita petróleo para el asfalto, genera energía de las células solares y aprovecha la basura reciclada.

¿Cómo debería ser la carretera del futuro? El asfalto tiene que ser resistente al calor, adherente y compacto. El vidrio por su parte no debe ser tan grueso, de forma que se pueda usar como asfalto. En este caso sería un vidrio diferente por sus características químicas. La superficie es muy rugosa y no se parece al vidrio común. El interior de la superficie es un complejo proceso tecnológico. Gracias a las células solares,  se genera energía para vehículos y casas. Además, los ledes están integrados en una capa de la superficie de la carretera y así incluso las señales de tráfico podrán se indicadas mediante paneles iluminados directamente en la carretera, así como los mensajes de precaución de tráfico.Y lo que es más importante: genera empleos. Empleos para desarrolladores e investigadores y también para los constructores.

En cuanto a los costes, este nuevo sistema de vidrio es más caro que el asfalto pero los científicos creen que la carretera solar se amortiza en tan solo tres años. Además, en el interior de la carretera existen canales de telecomunicación y vías de corriente que podrían ser vendidos. Por otra parte, en caso de reparación, es más fácil y rápido que el asfalto porque la carretera está formada por módulos en lugar de un bloque compacto.

Parece por tanto que estas carreteras ecológicas pueden ser una buena alternativa. Y es que si los coches han llegado a ser más inteligente  ¿porqué no también las carreteras?

 

fuente: Spiegel.de



One Response to “La carretera del futuro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *