Autor: | Categoría: Nuevas tecnologías, Transporte por carretera |

Principios básicos y dificultades del intercambio de palés en Europa

Los europalés gozan ahora mismo de una gran popularidad, si bien transformados en muebles, como, por ejemplo, mesas, bancos o estanterías al «estilo industrial». En el mundo del transporte, no obstante, donde el palé de madera tiene sus orígenes, este se presenta con frecuencia como la manzana de la discordia. Pero, ¿a qué se debe esta imagen tan negativa del palé?

 

Intercambio de palés

Según un estudio actual sobre los embalajes de transporte reutilizables realizado por EKUPAC GmbH, el uso de palés reutilizables en el sector del transporte europeo de mercancías ha pasado de 280 millones a 550 millones de unidades en los últimos 15 años, convirtiéndose en un elemento indispensable. Alemania, con sus 100 millones de palés anuales en circulación, se sitúa a la cabeza europea de esta tendencia.

La dificultad de los palés radica en el complemento «reutilizable», que implica un intercambio entre las mercancías entregadas sobre palés y los palés vacíos.

Pero no todos los europalés son iguales. Tras el aparentemente sencillo principio de intercambio de palés se esconden también algunos desafíos a los que se enfrentan todas las partes: las empresas transportistas como contratistas, el transportista que realiza el encargo, y el destinatario de la mercancía descargada.

Palés vacíos a cambio de palés llenos a cambio de palés vacíos a cambio de…

El principio del intercambio de palés se explica rápidamente: todo lo que se produce también debe transportarse. Para garantizar un transporte en camión seguro, las mercancías se suelen embalar, fijar y transportar en el denominado europalé de conformidad con la norma de calidad UIC 435/2. En casos como este, un camión vacío con palés vacíos llegaría a un punto de carga y cambiaría los palés vacíos por mercancías ya embaladas en palés. Seguidamente, el transportista del camión cargado de mercancía se dirigiría a un punto de descarga y entregaría la mercancía. Normalmente, el transportista debería recibir en este caso también el mismo número de palés vacíos a cambio.

Así, el continuo intercambio de plataformas describiría un ciclo de intercambio de palés eficaz.

No obstante, debido al aumento de las exigencias, la premura y a una mayor interconexión en los procesos logísticos, el intercambio ha adquirido una mayor complejidad.

Dificultades en el proceso de intercambio

El proceso de intercambio, que incluye una evaluación subjetiva de la calidad, un registro manual de cantidades y la reserva de palés, se plasma en un formulario, la denominado «ficha del palé». Y aquí los obstáculos son múltiples.

El problema que se plantea probablemente con mayor frecuencia guarda relación con el requisito impuesto al transportista de llevar 33 europalés intercambiables, pues el camión debe poder ofrecer al mismo tiempo plena capacidad de carga, en caso de que no haya mercancías paletizadas para transportar.

El transporte internacional se caracteriza además por unas condiciones cambiantes. Si el transportista no lleva ningún palé vacío para efectuar el intercambio porque, por ejemplo, en el último punto de descarga no ha recibido ningún palé, quedará a «deber palés» en las siguientes cargas, con la consiguiente obligación de devolver posteriormente los palés.

También surgen dificultades en el caso opuesto, es decir cuando el destinatario recibe las mercancías en la rampa del punto de descarga pero, en cambio, no entrega al transportista ningún palé o solo un número incompleto o palés inutilizados o de baja calidad.  Esta irregularidad debe documentarse y posteriormente resolverse. Aun cuando el número y la calidad de los palés devueltos son correctos, con frecuencia el tiempo es tan escaso en la rampa que el destinatario carga los palés vacíos en el camión. En tal caso, el transportista deberá llevar los palés vacíos hasta el compartimento de almacenamiento previsto para los mismos. Tratándose de 33 palés a 23 kg de peso en vacío, esto suma «solo» 760 kg. Un trajín burocrático asociado a pérdida de tiempo, nervios y dinero. TimoCom, la mayor plataforma de transportes de Europa confirma esta experiencia por parte de los usuarios de la plataforma de transportes: «Algunos de nuestros clientes escriben en el mismo texto de la oferta publicada en la plataforma de transportes “sin cambio / intercambio”, para informar a los potenciales socios comerciales de antemano que el intercambio de palés no es un requisito. Este tipo de transportes suponen menos trabajo y son más populares».

Palé 4.0: Intercambio de palés con la aplicación

El intercambio manual de palés en tiempos de automatización y digitalización constituye en su conjunto un proceso lento que debe modernizarse. En Alemania, este desafío ha sido abordado por el Instituto Frauenhofer para el flujo de material y la logística (IML) y la Asociación alemana de palés (Gütegemeinschaft Paletten e.V.; GPAL). Han desarrollado conjuntamente una aplicación «PalletCheck Express» destinada a simplificar y optimizar significativamente el intercambio de palés. «El usuario toma simplemente una foto de la pila de palés y la aplicación cuenta el número de palés y envía automáticamente el documento elaborado de intercambio por correo electrónico. Dicho documento contiene, además del número exacto de palés, el lugar y la hora del intercambio correspondiente. De este modo, el intercambio resulta rápido, fácil, fiable y queda documentado digitalmente», explica Martin Fiedler, graduado en informática y responsable de equipo de las tecnologías de autoID en el Instituto Fraunhofer IML. Esta exacta documentación ha de redundar en un ahorro importante de tiempo y dinero.

De momento, la aplicación está disponible en alemán y funciona con todo smartphone Android o Apple. Pero

hasta que no se imponga y consolide una solución móvil en el sector, el intercambio de palés seguirá siendo una tarea laboriosa que puede provocar disrupciones y problemas.

Por este motivo, contratantes y contratistas deben informarse recíprocamente y aclarar de antemano la realización del intercambio y el procedimiento a seguir.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *