Autor: | Categoría: Transporte por carretera |

conducir_lluvia

Nos acercamos a la época del año más fría y lluviosa. Conducir en invierno con lluvia o nieve se hace irremediablemente más peligroso y el riesgo de sufrir un accidente aumenta, por lo que hay que dominar algunas técnicas para conducir de la manera más segura. Y es que muchas veces no damos importancia a las inclemencias climatológicas y pasamos por alto medidas que pueden resultar vitales a la hora de evitar accidentes.  Aquí os dejo algunos consejos para conducir bajo la lluvia.

Aumenta la distancia de seguridad cuando aparecen las primeras gotas

El momento más delicado es cuando aparecen las primeras gotas. Esa lluvia se une a la suciedad del asfalto, formando una película de baja adherencia sobre el pavimento y es cuando hay que aumentar la distancia de seguridad. De esta forma, aumentaremos el tiempo de reacción en caso de que suceda cualquier imprevisto.

Conecta los pilotos y las luces de cruce

En cuanto caen las primeras lluvias hay que conectar los pilotos y las luces de cruce para una mayor visibilidad. En caso de lluvias intensas también se debe poner en marcha el antiniebla trasero.

Cambia las escobillas del parabrisas regularmente

Otro factor importante es la visibilidad en la carretera, tanto para ver lo que pasa en la carretera como para ser visto. La falta de la visibilidad hace la conducción más pesada y la fatiga aumenta. Algo que no podemos pasar por el alto es el estado de las escobillas del limpiaparabrisas. Con frecuencia caemos en el error de cambiarlas cada demasiado tiempo, perdiendo en visibilidad y, por tanto, aumentando el riesgo de tener accidentes. Cambiándolas regularmente os evitaréis más de un disgusto.

Evita que se empañen los cristales con una correcta aireación

Todos conocemos lo que es estar conduciendo y de repente no ver nada , al empañarse los cristales rápidamente. Airendo el autómovil de forma correcta, evitaremos este problema.

Efecto aquaplaning

Otro de los posibles efectos negativos de conducir con lluvia es el llamado efecto aquaplaning, o lo que es lo mismo, la pérdida de tracción y control del vehículo por parte del conductor, al atravesar una superficie cubierta de agua a cierta velocidad. Esto se debe a que el neumático no es capaz de evacuar todo el agua del asfalto y pierde el contacto con el suelo. Una situación muy peligrosa, sobre todo si esto llegara a ocurrir en los 4 neumáticos, ya que el conductor perdería el control de todo el vehículo. En vehículos pesados el peso contrarresta el efecto del aquaplaning al mantener el camión pegado al asfalto pero la distancia de frenada aumentará . En caso de que el camión patine, el conductor deberá sujetar el volante con firmeza y reducir la velocidad ralentizando el motor. Si no se dispone de ABS es recommendable aplicar varias frenadas cortas a una sola y fuerte

Desactiva el programador de velocidad

Ante una situación de emergencia lo más importante es el tiempo de reacción. Tener los pies cerca de los frenos hará que seamos más rápidos a la hora de pisar el freno, unos segundos que pueden ser vitales para evitar un accidente. Por eso, es importante desconectar el programador de velocidad que controla la velocidad con la mano, en lugar del pie.

Asegúrate que los neúmaticos no estén desgastados en exceso

Uno de los puntos más importantes para una conducción segura es el estado de los neumáticos. Para asegurarnos de que la adherencia a la carretera es la mejor y que en caso de lluvia ésta será evacuada sin problema, los neumáticos tienen que tener el dibujo en buen estado. En caso de tener que conducir con frecuencia con lluvia o nieve se recomienda además unos neumáticos de invierno.  En caso de nieve, es también vital el uso de las cadenas que también pueden ser sustituidas por sprays líquidos. En caso de que los neumáticos estén en mal estado, también pueden ayudar estos sprays para salir del paso hasta cambiar dichos neúmaticos.

En resumen, un buen control de todos estos factores ayudarán sin duda a reducir la probabilidad de tener accidentes conduciendo ante condiciones adversas. Recordad, prevenir es vivir!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *