Author: | Category: Noticias |

El primer trimestre de 2022 está fuertemente influenciado por el impacto de la guerra rusa en Ucrania. El sentimiento empresarial ha caído en picado en toda Europa. La demanda de servicios de transporte sigue siendo elevada. Sin embargo, el aumento de los precios de la energía está teniendo un gran impacto en el transporte de mercancías por carretera. El sector se enfrenta a inmensos desafíos.

La demanda de espacio de carga es mayor que la oferta en toda Europa

Aunque el sentimiento empresarial experimentó un nuevo repunte a principios de año, las expectativas se revisaron a la baja debido a los recientes acontecimientos relacionados con la guerra rusa en Ucrania. El impacto económico también se reflejó en el mercado del transporte. En general, el número de ofertas de transporte de mercancías en Europa descendió un 4 % en el primer trimestre en comparación con el anterior. La razón es el descenso de las ofertas de carga en enero (-8%) y febrero (-12%).

En marzo, los anuncios de mercancías y, por tanto, la demanda de capacidad de transporte, volvieron a aumentar en toda Europa un 42%. Esto se debe a que la oferta de espacio para el transporte de mercancías se ha reducido debido al impacto económico, principalmente el aumento de los precios de la energía. La demanda de espacio de carga en el primer trimestre de 2022 es significativamente mayor que la oferta en toda Europa. Por término medio, la relación entre las ofertas de espacio para mercancías y las de carga fue de alrededor de 70:30. Este panorama se refleja también en el mercado de transporte nacional alemán, por ejemplo. La demanda es siempre mayor que la oferta de espacio de carga (véase el gráfico).

Diferencias en el ratio entre países

Algunas relaciones, sin embargo, muestran una proporción completamente diferente: La oferta de espacio de carga de Alemania a Italia ha evolucionado en el primer trimestre, tras una relación inicialmente equilibrada, hacia un claro aumento del espacio de carga, en su mayor parte superior al 70% (véase el gráfico). “Para la relación Alemania-Italia, los actuales cuellos de botella en la producción de la economía alemana han tenido probablemente un impacto”, analiza Gunnar Gburek, Jefe de Asuntos Comerciales de TIMOCOM, con vistas a la caída de las cifras de exportación.

En sentido contrario, se pudo observar que antes de que comenzara la guerra y se impusieran las sanciones, la relación entre el espacio de carga y el de mercancías también se encontraba inicialmente en un nivel equilibrado entre el 60:40 y el 40:60 por ciento. Pero en marzo, la oferta de espacio de carga se desplomó y la demanda superó con creces la oferta: alrededor del 75% de ofertas de carga frente a una oferta de espacio de carga del 25%. Y ello a pesar de que la fuerte subida de los costes de la energía ha afectado también a muchos sectores importantes de la economía italiana. La industria siderúrgica, en particular, depende en gran medida de las reservas de materia prima de Ucrania, por lo que casi todas las acerías redujeron su producción o, en algunos casos, la detuvieron por completo. Al parecer, otras industrias consiguieron mantener o incluso aumentar sus exportaciones a Alemania, lo que mantuvo una alta demanda de retenciones.

Menos capacidad de transporte por los altos precios de la energía

El aumento de los precios de las materias primas y de la energía tiene un gran impacto en el sector del transporte y la logística en todos los países. Especialmente los altos precios del gasóleo y los diferentes niveles de precios en Europa están perjudicando a las empresas de transporte, en su mayoría pequeñas, y a la competitividad del transporte de mercancías por carretera en Europa.

El hecho de que la proporción de ofertas de carga en el sistema de TIMOCOM siga siendo tan alta en toda Europa se debe, entre otras cosas, a que las capacidades de carga son considerablemente menores. Debido a la fuerte subida de los precios de la energía y a la continua escasez de conductores, muchas empresas de transporte han vendido o cerrado temporalmente camiones.

El drástico aumento de los precios de la energía (gasóleo y gas) y la escasez de conductores en Europa se ven agravados por la guerra en Ucrania. Muchos conductores profesionales ucranianos han vuelto a casa y se les echa de menos, sobre todo por parte de los transportistas y empresas de transporte bálticas y polacas.

¿Qué significa la guerra en Ucrania para el mercado del transporte?

En Polonia, vecino directo de Ucrania, las consecuencias se notan claramente: como muchos conductores ucranianos trabajaban allí, algunas empresas de transporte perdieron hasta un tercio de su plantilla y tuvieron que cerrar parte de su flota. Desde que la mayoría de las empresas europeas han roto la cooperación con sus socios rusos, la demanda de servicios de transporte ha disminuido aún más. Otra razón de la débil situación de los pedidos es que algunas empresas ucranianas han interrumpido sus actividades comerciales, es decir, ya no encargan componentes ni envían mercancías. Este es el caso, en particular, del sector de la automoción.

El transporte de Europa a Rusia está prácticamente paralizado. Desde mediados de marzo, prácticamente no hay más solicitudes de transporte a Rusia en el sistema de TIMOCOM. Las ofertas de flete de Europa a Rusia se desplomaron alrededor de un 85% en marzo. No es probable que esta situación cambie en un futuro próximo. Debido a las listas de sanciones, sólo unos pocos productos siguen llegando a Rusia, y las vías de acceso a este país son complicadas y requieren mucho tiempo.

Se observa una evolución interesante en las ofertas de transporte de mercancías de Europa a Ucrania. Tras el inicio de la guerra, las solicitudes de transporte de mercancías disminuyeron considerablemente y se redujeron en un 50% en total. Sin embargo, en marzo volvieron a subir ligeramente durante un breve periodo de tiempo. “Observamos que, tras el inicio de la guerra, los transportes de bienes humanitarios, entre otros, fueron demandados en nuestro sistema y luego dejaron de realizarse”, explica Gunnar Gburek. Aunque parezca inimaginable, la producción continúa en el oeste de Ucrania. En el sistema Smart Logistics de TIMOCOM, sigue habiendo solicitudes de transporte hacia el oeste, aunque ni de lejos tantas como antes de que comenzara la guerra. En general, las llegadas de mercancías procedentes de Ucrania cayeron más de un 80% en marzo en comparación con el mes anterior.

Estas situaciones, con todos sus retos, afectan a todos los países de Europa y no se ve el final. “Europa se mantiene unida y afronta junta los retos económicos y de transporte. Además, los países también están proporcionando ayuda humanitaria al pueblo de Ucrania”, explica Gunnar Gburek, Jefe de Asuntos Comerciales de TIMOCOM. “Casi nadie habría previsto tal nivel de solidaridad”.

Primeras huelgas y protestas del transporte en Europa

En el sector, sin embargo, la resistencia inicial al impacto se está dejando sentir. En Alemania, España y Francia ya se han producido las primeras protestas contra los elevados precios de la energía de los camioneros, que han provocado breves fluctuaciones en las ofertas de transporte. En España, en particular, la huelga de los trabajadores del transporte provocó un paro de dos semanas de los camiones, desencadenando una grave crisis económica. Algunos sectores, como la industria láctea, la alimentaria, la automovilística y la de la construcción, tuvieron que interrumpir temporalmente sus actividades. Esto también fue claramente visible en las ofertas de flete, que pasaron de menos del 10% a más del 50% en España durante la huelga (ver gráfico). Nunca antes había sucedido algo así en España.

Aunque el Gobierno no negoció con los huelguistas, las protestas en España acabaron teniendo éxito: el sector recibirá 1.125 millones de euros en compensación por el aumento de los precios de los combustibles. Además de la promesa de una subvención mínima de 20 céntimos por litro o kilogramo de combustible para el gasóleo, la gasolina, el gas y el aditivo Adblue, se prometieron ayudas directas por valor de 450 millones de euros para las empresas del sector del transporte de mercancías y de pasajeros, en particular, así como la duplicación de los fondos destinados a las ayudas para abandonar la profesión de transportista.

Alivio financiero para asegurar la capacidad de transporte

La dinámica actual y hace muy difícil la previsión para el segundo trimestre. Sin embargo, si el impacto económico negativo y las protestas en otros países europeos se intensifican, el sector y toda la economía europea se enfrentarán a dificultades en el segundo trimestre de 2022. Si los gobiernos europeos prestaran apoyo financiero y alivio al sector del transporte de forma generalizada, como ocurre en Alemania y muchos países de Europa del Este, por ejemplo, la situación de las empresas de transporte podría al menos aliviarse un poco. Así, las capacidades de transporte no deberían reducirse tanto como temen muchas asociaciones de logística.